Dieminger.com/gorgojo -  Gorgojos y Cancer - una cura gratuita

Cadena del Gorgojo ®

www.dieminger.com/gorgojo/testimonios

Oberá, Misiones - Argentina

Actualizado 05/03/2003

Home > testimonios > Testimonios de diarios y revistas | Contactenos |

  Opciones

1

Volver a Testimonios

2

Volver a Indice

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Cadena del Gorgojo - Oberá - Misiones - Argentina


bullet_azul.gif (229 bytes) Testimonio de don Arnoldo Rösler                                                              

FLECH058.GIF (202 bytes) 1998 Abr/26
      Patología: CA piel (en cara)

El deseo de Arnoldo Rösler (62) es que la gente se cure del cáncer al comer «Gorgojos». Es que hace cinco años él también padecía el mal y asegura que sólo quien lo soporta puede dar testimonio. "Lo tenía acá, en este lugar", y señala  el pómulo del lado derecho. tiene la piel lisa, cicatrizada. El recuerdo llega  cuando observa la fotografía de un carnet de conductor donde apenas se nota un punto negro.

Contó que todo empezó con un lunar y se abravó con la exposición al sol, la pulverización del tabaco con Furadán y otros «venenos bravos».

"Mi cara se arruinó y es como que se te empieza a fruncir, como se dice. A eso de las 2 de la madrugada la sensación era como que me empezaba a comer y a sangrar, manchaba la funda de la almohada y me dolía la cabeza".

Fue a la localidad de Dos de Mayo en busca de auxilio, donde un yuyero le preparó brebajes que tomó por el término de un año. Un día se pinchó la rueda de un tractor. Era Lunes por la madrugada y fue hadta una gomería del peublo y hasta allí también llegaron tres muchachos en una traffic. "Se ve que todabía andaban de jarana porque se bajaron con la cerveza, invitaron  al gomero y él aceptó, Cuando un muchacho me invitó a mí, la rechacé, me miró la cara y supo que tenía cáncer.

Me contó que la mamá que vive en Asunción (Paraguay), le contaron los dos senos, que estuvo en silla de ruedas y que ahora estaba bien".

Cuando, entre sorprendido e incrédulo, Rösler preguntó qué la había curado, el joven respondío "Con unos gorgojos que le mandó una amiga de Alemania". Pidió que se los consiguiera y e´l me dijo que hablaría por telefono con su mamá, que los iba a mandar y que no tenían costo.

Al retornar a su casa, nadie le creyo lo que oía, ni su esposa Edit Markwart (55), a quien seis días más tarde mandó a la casa del muchacho para que le entregara el frasco lleno de pan lactal con cinco «Gorgojos».

Aseguró que ellos hicieron que su dolencia quede en el olvido y vuelva a trabajar como simpre lo hizo en su chacra de Picada Chacabuco, a unos cuatro kilometros de la ciudad de Leandro N.Alem (provincia de Misiones)

 

Para todos igual

En una extensa charla bajo la galería de su casa, Arnoldo se lamentea a cada rato de no haber anotado los nombres de las innumerables personas de la provincia y el país qu llegan hasta su chacra buscando alivio. Es que empezaron a criarlos hace cinco años y los reparten a todo el mundo, sin condiciones, porque en cada cura van casi cinco mil «Gorgojos».

En cada momento de su narración, aparece un testimonio. Su esposa le ayuda a refrescar la memoria. "Hay muchos que vienen a agradecer y de otros nunca supimos nada", comenta, al tiempo que deduce que el 90 por ciento se recupera, salvo que la enfermedad este muy avanzada.

Vino a visitarlo una señora de Buenos Aires que estaba postrada y ahora tiene el cuero cabelludo crecido. Y los recuerdos fluyen por su mente. Menciona a un joven obereño, a una señora de descendencia Rusa, que llegaron a tiempo. No ocurrió lo mismo con un compoblano que tenia afectodos los pulmones. " Pero lo bueno es que si los come igual, no tiene dolores, porque actúan como una anestecia", se resigna.

Si se lo muerde adormece como una anestecia, "no neceariamente como la que inyecta un odontólogo, pero similar", aclara.

Su rostro se alegra cuando cuenta el caso de una nena de siete años de la localidad de Aristobulo del Valle, que tenía "leucemia galopante". Mi hija hija mandó a su empleada para que le comente la verdad sobre el tema. Vinieron, llevaron y ahora la nena volvió a la escuela·".

Tambien un médico de apellido Blariza vino a buscarlos desde Buenos Airses. Esta inmóvil en la cama proque el cáncer atacó la parte motriz de su cerebro. A los 10 días comenzó a mover la piernas.

Cuando visitó L.N,.Alem caminaba con un baston y estaba en el día 34.

FLECH058.GIF (202 bytes) Fuente de datos

Copia Obtenida del Diario Primera Edición
Domingo 29 de Marzo del 2000 (pag 17), Posadas Misiones, Argentina
Periodistas: María Rosa Titus,Monic Gimenez, Adrián Abad

 

Dieminger.com/gorgojo - Derechos legales

2001-2002-2003 All right reserved - Dieminger.com - Dieminger Rubén - Registro N° 22144O - Ley 11.723  Decreto N° 1307/98

© Todos los derechos reservados, Dieminger Ruben. Se brinda permiso para copiar libremente este documento en forma electrónica, o imprimirlo si la publicación es distribuida en forma gratuita, siempre y cuando se copie en su totalidad, sin modificaciones, y se incluyan los pertinentes datos del autor. En sistios web, ud solo puede realizar un vinculo, no puede copiarlo ni publicarlo. Cualquier otro uso requiere del permiso por escrito del autor, con firma certificada.